Gestión de la información, ¿prescindible o algo necesario?

     Actualmente vivimos inmersos en una gran cantidad de información. Su gestión puede convertirse en algo ingobernable si no ponemos un poco de nuestra parte. Utilizamos la red para informarnos, aprender, compartir determinada información con los demás, etc. Quizás, lo más fácil de lo anterior es compartir información, pero ¿resulta sencillo informarse? ¿existe demasiada información en Internet sobre un determinado tema como para poder estar al día de él? Internet es una inmensa nube de información donde podemos encontrar diferentes temas, y además, con muchísimos contenidos sobre cada uno de ellos. Relacionado con lo anterior está el término sobrecarga informativa (information overload), que tiene su origen en un libro de Alvin Toffler de 1970. Esta sobrecarga informativa a la que estamos expuestos es un aspecto que, aunque tiene aspectos positivos (por ejemplo, encontrar gran información sobre muchos campos, opiniones, experiencias, etc.), también nos lleva a vernos saturados a la hora de gestionar lo que se publica en Internet. A continuación dejo un vídeo de Javier Velilla, muy ameno, donde explica la infoxicación y algunos consejos para sobreponerse a ella.

     Y otro de Antonio Manfredi, también muy corto donde trata algunas estrategias muy sencillas para evadir la infoxicación.

     Por tanto, y sin pretender aumentar más esta introducción, es fácil de comprender que el desarrollo de la competencia para gestionar la información se convierte en algo indispensable si queremos hacer frente a esa sobrecarga informativa y ser más fructíferos a la hora de ponernos en contacto con la información publicada en Internet.

     De esta manera, es importante prestar atención a cómo desarrollar en el alumnado esa competencia para gestionar la información. En un primer momento, ésto dependerá de la importancia que cada uno quiera darle a las TIC en su labor educativa; pero más tarde (o incluso ya dependiendo de las características del discente), nuestro alumnado trabajará con ellas en su día a día y ser capaz de gestionar la información se convierte para ellos en un asunto de gran importancia. Aunque no será lo mismo de sencillo trabajar el desarrollo de esta competencia con alumnos de Educación Primaria que con alumnos de universidad (y sólo si tenemos en cuenta el nivel educativo al que pertenezca el alumnado, pasando por alto otras variables como la situación familiar). Lo que hemos de conseguir es que los alumnos aprendan a buscar información en Internet, desarrollando un postura crítica que les permita decidir cuál es la información más apropiada, almacenarla y compartirla con los demás.

     Por otro lado, el papel del profesorado para desarrollar la competencia del alumnado en la gestión de la información es un aspecto clave. Podemos indicarles a los alumnos dónde buscar información, cuáles pueden ser fuentes más fiables que otras, diferentes formatos de información, etc. También se hace imprescindible tolerar la frustración que nos puede producir el no poder acceder a toda la información que sea de nuestro interés porque es totalmente imposible. Es necesario que el docente dé unas pautas a sus alumnos, pero también es importante que los alumnos aprendan a través de su experiencia, que reflexionen sobre su práctica, se hagan autónomos en el aprendizaje y compartan con el resto de compañeros lo que han aprendido. He de decir que la experiencia profesional aún no me ha permitido cómo poner todo ello en práctica en alumnos de Educación Primaria, que es la etapa donde trabajaré.

     Dejando a un lado lo anterior, paso a citar dos herramientas interesantes para gestionar la información y son las siguientes:

    • Feedly. Nos permite acceder a los nuevos contenidos que aparecen en blogs, webs, etc. Podemos organizar las diferentes fuentes de información en categorías, guardar el contenidos para leerlo más tarde o directamente rechazarlo. También es posible compartirlo en diferentes herramientas Web 2.0. Por tanto, Feedly se convierte en una buena manera de estar al día, según la frecuencia con la que accedamos a él, de lo que se publica sobre determinados temas de nuestro interés.
    • Diigo. Con esta herramienta almacenamos en la nube diversos enlaces que nos interesan, añadimos etiquetas a esos enlaces, los compartimos con los grupos a los que pertenezcamos y también los compartimos en redes sociales. Se almacenan enlaces, imágenes, podemos subrayar determinada información en Internet, etc.

     Así, la primera herramienta nos llevaría a acceder a la información de diferentes sitios de Internet y la segunda a almacenar y compartir la que más nos interese. Todo este funcionamiento en el aula lo pueden ir viendo y comprendiendo los alumnos para, a partir de ahí, realizar su propio trabajo y reflexionar sobre él de manera que consigan gestionar de una manera más eficaz la información. Dependiendo de la etapa educativa en la que se encuentren, todo lo anterior se hará de una manera u otra y también con diferentes herramientas Web 2.0.

   Parte de este post se ha basado más en algunas ideas que en la experiencia como maestro. Con el paso del tiempo la práctica me dirá qué será lo mejor y qué cambios deberé introducir en la manera de trabajar todo ésto.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en eduPLEmooc y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s